Siguen las consecuencias por el cierre del Caño Mánamo

Las repercusiones del ecocidio cometido por la Corporacion Venezolana de Guayana (CVG), y otros organismos del gobierno a mediados de la década de 1960 en el caño Mánamo siguen vigentes.
Como cada año, la cuña salina penetra con mayor fuerza delta adentro, afectando sobre todo al municipio Pedernales, en la desembocadura norte del estado Delta Amacuro.
Los más atacados por los embates del verano son los indígenas, porque ellos deben ir en curiara y a canalete río arriba en un viaje que dura 2 horas en busca de agua dulce.
El hecho de que recurran a esta opción, no es una iniciativa saludable si se toma en cuenta la alta contaminación del caño Manamo tras su cierre y el desagüe de las cañerías en Tucupita.
Dirigentes políticos nacionales han realizado visitas al municipio y han señalado que se encuentra en total abandono. Las comunidades indígenas casi en su totalidad podrían estar padeciendo de los servicios básicos.
La diputada a la Asamblea Nacional, Larissa González alertó que, los niños indígenas de ese municipio sufren de problemas de salud gastrointestinales por el consumo de agua no potabilizada, al menos para el año 2015; ahora se suma el agua con sal.
El 15 de agosto de 2015 la parlamentaria González reveló que habitantes de la comunidad Pepeina dieron a conocer el deceso de cinco niños en los últimos meses.
Aunque no se tenga la certeza de las causas de muerte de los menores, la diputada aseveró que pudo haber sido por el consumo de agua contaminada, desnutrición y la falta de atención médica.
En febrero de 2016 el representante de los Derechos Humanos en Delta Amacuro, Ramón Ramirez, informó que anualmente 16 comunidades se ven afectadas por el problema de cuña salina.
La gobernación del estado Delta Amacuro prometió el pasado 15 de febrero de 2017 en cadena regional, la incorporación de una planta de tratamiento desalinizadora para marzo de este mismo año. Esta diligencia no cambiaría la realidad de los asentamientos indígenas porque estas no están cerca de la capital de Pedernales.
Importante recordar que a mediados de la década de 1960 el Gobierno venezolano, realizó un megaproyecto cerrando el caño Mánamo, planificado y ejecutado a través de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), con la finalidad de crear enormes extensiones de tierras productivas para abastecer la región de Guayana, en pleno proceso de desarrollo industrial.
Su carácter fue eminentemente tecnocrático y «desarrollista», impuesto por el Ejecutivo según la tendencia prevaleciente en Venezuela en ese momento, dentro del cual no se previó consultar con la población indígena ni campesina.
Este hecho constituyó una profunda alteración del hábitat natural de los waraos y de su modo de vida tradicional. Trayendo como consecuencia las muertes y el desplazamiento de miles de indígenas Warao.


La Asociación Kapé Kapé ha orientado su trabajo de campo en la identificación y abordaje de las necesidades más urgentes de los pueblos indígenas Venezolanos. Necesitamos tu ayuda, considera hacer un donativo, con ello contribuirás a la ampliación de nuestra organización.

Releated

Waraos de Bonoina alertan ataques de murciélagos

Las mordidas de murciélagos se agudizan en la población, los niños son los más afectados por los ataques que se aumentan en la oscuridad, potenciado por la falta de luz en las comunidades. La Asociación Kapé Kapé ha orientado su trabajo de campo en la identificación y abordaje de las necesidades más urgentes de los […]