Contaminación mercurial afecta la fuente de vida de las comunidades del Caura

Las comunidades indígenas que habitan en las orillas de la cuenca del río Caura ven cada día más en riesgo el sustento vital de sus vidas: el agua.

Luego de por lo menos 15 años de la práctica cada vez a mayor escala de la minería ilegal, principalmente en la parte alta de la cuenca del río Caura, ha afectado tanto a sus ecosistemas como a los pueblos indígenas que allí residen: yek’wana, sanemá y hoti.

Los habitantes de la zona rememoran los tiempos en que podían usar el agua del río para su consumo, hoy día esas mismas aguas se han tornado de un color rojizo y una amenaza para sus vidas.

Esta advertencia ha sido documentada por diferentes organizaciones, entre ellas Kuyujani, con el apoyo de  Fundación La Salle, Uneg y Wildlife Conservation Society, que entre 2010 y 2011 hicieron un estudio de contaminación mercurial en los humanos y en los peces de la zona, que arrojó como resultado el alto contenido de mercurio, en niveles que están por encima de lo establecido por la OMS, tanto en humanos como en  peces como la guabina que es la preferidas durante el embarazo según la costumbre en la cultura ye’kwana.

Los ríos, las aguas y las selvas son los primeros contaminados por el uso irracional de sustancias nocivas por parte de los mineros. El mercurio, por sus propiedades corrosivas, altera directamente la biodiversidad, causando daños en plantas, peces, aguas y las tierras que son hábitat natural de los pueblos indígenas.

Según señalan los líderes indígenas, en los últimos tiempos han aumentado las enfermedades producidas por la contaminación mercurial en la zona, tales como diarrea y vómitos, que anteriormente no eran comunes, por lo que presumen que es por el agua que consumen y otros factores provenientes de la minería.

El Caura es el tercer río más importante de Venezuela por su caudal, y el segundo principal tributario del río Orinoco. A lo largo y ancho de sus aguas habitan comunidades yekuana, sanema, piapoco, kurripaco, pemón, jivi y guajibo.


La Asociación Kapé Kapé ha orientado su trabajo de campo en la identificación y abordaje de las necesidades más urgentes de los pueblos indígenas Venezolanos. Necesitamos tu ayuda, considera hacer un donativo, con ello contribuirás a la ampliación de nuestra organización.

Releated

Waraos de Bonoina alertan ataques de murciélagos

Las mordidas de murciélagos se agudizan en la población, los niños son los más afectados por los ataques que se aumentan en la oscuridad, potenciado por la falta de luz en las comunidades. La Asociación Kapé Kapé ha orientado su trabajo de campo en la identificación y abordaje de las necesidades más urgentes de los […]