Proliferan las enfermedades tras crecida del Orinoco en Delta Amacuro

Enfermedades de la piel, vómitos, diarrea y fiebres comienzan afectar a las familias damnificadas y ubicadas en refugios tras el desbordamiento del Orionoco en el Delta venezolano.

El río Orinoco comenzó su descenso tras la crecida de su nivel que desbordó sus aguas fuera de sus cauces en Delta Amacuro y otros estados venezolanos. El impacto no se hace esperar: viviendas seriamente afectadas, cultivos totalmente arrasados y centenares de familias en zozobra.

Protección Civil y la gobernación del estado Delta Amacuro confirmaron la afectación  de 806 familias damnificadas en el Delta medio y bajo, cifra que estaría por debajo de la situación real que impactó el fenómeno del río padre.

De acuerdo al monitoreo realizado por el equipo del Observatorio de Derechos indígena Kapé Kapé, la situación es más grave en las comunidades que fueron víctimas de las torrenciales aguas que arrastraron todo a su paso.

De acuerdo al testimonio de Efrain Ramos Junior, las familias son victimas de diarrea, vómitos, fiebres y otras enfermedades que atacan a los niños con mayor fuerza.

Más de 167 familias reubicadas en Araguaimujo corren el riesgo de padecer epidemia por falta de medicina, alimentos y otros enseres que ayuden a sobrellevar las consecuencias del desbordamiento del Orinoco en sus hogares.

La necesidad de agua potable es lo más urgente, puesto que están consumiendo agua directamente del río.

La falta de medicina es la otra situación que le afecta a las familias damnificadas, “es necesaria la atención permanente de las autoridades sanitarias» ha dicho Efrain Ramos.

 


La Asociación Kapé Kapé ha orientado su trabajo de campo en la identificación y abordaje de las necesidades más urgentes de los pueblos indígenas Venezolanos. Necesitamos tu ayuda, considera hacer un donativo, con ello contribuirás a la ampliación de nuestra organización.

Releated

Waraos de Bonoina alertan ataques de murciélagos

Las mordidas de murciélagos se agudizan en la población, los niños son los más afectados por los ataques que se aumentan en la oscuridad, potenciado por la falta de luz en las comunidades. La Asociación Kapé Kapé ha orientado su trabajo de campo en la identificación y abordaje de las necesidades más urgentes de los […]