Alirio Bastardo sumergido entre la necesidad y el olvido

Alirio Bastardo, tiene 68 años de edad, es residente de la comunidad de Bonoina, parroquia Manuel Renaud, municipio Antonio Díaz. Actualmente vive en el sector La Playita, Volcán, municipio Tucupita estado Delta Amacuro.

Desde su llegada se dedicó durante 19 años al trabajo como lanchero en el puerto de Volcán, hasta ser diagnosticado con diabetes. Años más tarde los médicos le diagnosticaron una tuberculosis que lo ha dejado tendido en el  chinchorro en el que lleva 9 años.

“Yo tengo 28 años viviendo aquí en la playita de Volcán; yo estaba bien, trabajaba como lanchero, luego me enfermé, los médicos dijeron que tenía azúcar en la sangre, que era diabetes, luego dijeron que tenía TBC y bueno desde allí fui enflaqueciendo, enflaqueciendo para ponerme así como estoy” relató Alirio Bastardo.

El afectado explicó que al principio buscó ayuda en los entes gubernamentales y organizaciones indigenistas, pero consiguió muy poco apoyo que apenas le alcanzaba para comer algo durante el día.

Bastardo relató  que una sola vez fue visitado por Lizeta Hernández, actual gobernadora de Delta Amacuro y quien le donó una “bolsita” de comida. Desde allí ningún otro organismo del Estado le ha apoyado.

La tuberculosis ha llevado al señor Alirio a vivir aislado de sus familiares por temor al contagio, tan sólo es atendido por su compañera de vida.

Varios casos similares a la de Alirio Bastardo se han podido conocer en casi todas las comunidades waraos del estado Delta Amacuro, donde muchos de ellos han perdido la vida por no recibir los servicios de salud adecuados y no ser atendido con la inmediatez requerida.


La Asociación Kapé Kapé ha orientado su trabajo de campo en la identificación y abordaje de las necesidades más urgentes de los pueblos indígenas Venezolanos. Necesitamos tu ayuda, considera hacer un donativo, con ello contribuirás a la ampliación de nuestra organización.

Releated

Waraos de Bonoina alertan ataques de murciélagos

Las mordidas de murciélagos se agudizan en la población, los niños son los más afectados por los ataques que se aumentan en la oscuridad, potenciado por la falta de luz en las comunidades. La Asociación Kapé Kapé ha orientado su trabajo de campo en la identificación y abordaje de las necesidades más urgentes de los […]