Indígena yanomami muere por tuberculosis

La victima de este caso es Carlito López Bastidas, de 24 años de edad, indígena del pueblo yanomami y habitante de la Comunidad Cejal, parroquia Huachamacare, municipio Alto Orinoco, estado Amazonas.

Falleció luego de estar varios días internado en el hospital José Gregorio Hernández de Puerto Ayacucho.

Según los datos aportados a Kapé Kapé por Luisa Carroay y otros de sus familiares, López Bastidas falleció por desnutrición asociada a enfermedades como anemia crónica y tuberculosis pulmonar. Vale destacar que algunos de los efectos de esta última enfermedad son pérdida de peso y falta de apetito.

El fallecimiento de este indígena yanomami de 24 años de edad obedece a lo avanzado de su enfermedad, ante la recurrente falla en la aplicación de alguna vacuna preventiva parcial, en lo tardío del diagnóstico médico y en su traslado retrasado a Puerto Ayacucho para recibir tratamiento médico.

Según el doctor José Félix Oleta, especialista en medicina interna con casi 50 años de experiencia, en Amazonas la «tuberculosis representa una seria amenaza a la salud de la población yanomami. Esta ha sido diagnosticada en la población yanomami brasilera y venezolana, con tasas de prevalencia que oscila entre 4,5% y 6,4%; una tasa más de cien veces superior a la reportada en el país». 

En su último trabajo, relacionado con la reaparición de esta enfermedad en nuestro país y  publicado en diciembre de 2018, señala que «la tuberculosis se ha detectado en población yanomami acompañada de malnutrición, y con formas clínicas diseminadas, tanto en la frontera norte de la reserva de biósfera ubicada en las márgenes del caño Casiquiare, como en la frontera sur con Brasil (Serranía de Parima)».

De acuerdo con el doctor Oleta, las poblaciones yanomami del caño Casiquiare afectadas por tuberculosis, con una elevada tasa de incidencia (30,9 por mil), se observó además una desnutrición actual en 75% de los niños menores de un año y en el 13,8% de los preescolares.

Señala además en su estudio que los indicadores de logro del Programa Integrado de Control de Tuberculosis y el CAICET, diagnosticar precozmente los brotes descritos y hacer un seguimiento a los pacientes tratados han mejorado un poco pero que aun así la tuberculosis sigue siendo una seria amenaza a la salud de la población yanomami.


La Asociación Kapé Kapé ha orientado su trabajo de campo en la identificación y abordaje de las necesidades más urgentes de los pueblos indígenas Venezolanos. Necesitamos tu ayuda, considera hacer un donativo, con ello contribuirás a la ampliación de nuestra organización.

Releated

Waraos de Bonoina alertan ataques de murciélagos

Las mordidas de murciélagos se agudizan en la población, los niños son los más afectados por los ataques que se aumentan en la oscuridad, potenciado por la falta de luz en las comunidades. La Asociación Kapé Kapé ha orientado su trabajo de campo en la identificación y abordaje de las necesidades más urgentes de los […]