“Mi abuela decía que el hombre era quien mandaba”

“Cuando yo era niña recuerdo que mi abuela decía que el hombre era quien mandaba, cuando debe ser valorada a la mujer porque es quien trae la vida”.

Así abre su relato Maria Elena Rodríguez, lideresa yekwana de Bolívar, quien valora que la lucha actual de las  mujeres indígenas por la igualdad de género y la no discriminación.

“Pienso que hay que buscar la equidad para que podamos tener las mismas oportunidades, porque nosotras todavía tenemos ciertas limitaciones. Un ejemplo es la participación política de la mujer indígena, porque es un tema que todavía hace falta reforzar ya que siempre nos han puesto como una cuota, como algo para completar la lista y eso no debe ser así. Nos deben considerar por nuestras capacidades y lo que nosotras podemos aportar en bien de nuestras comunidades”.

A pesar de los paradigmas que rigen muchas de las etnias indígenas, Maria considera que las mujeres como portadoras de la herencia cultural deben ser tomadas en cuenta de manera igualitaria tanto en sus comunidades como en el resto de la sociedad “ya sea en el campo o en la ciudad, nosotras desempeñamos un papel fundamental en la lucha contra la pobreza, el hambre y la exclusión social y cultural. Además, hacemos posible mantener la unidad familiar, especialmente en el medio rural. Y algo muy importante somos la que preservamos los recursos naturales y transmitimos los conocimientos tradicionales que son la base de la riqueza y la cultura indígena”.

Esta joven yekwana lleva a cuestas la misión de vida de trabajar por el respeto de los derechos de la mujer indígena “se han visto violados nuestros derechos como al desalojo de nuestra tierra, el desconocimiento de nuestros derechos como mujer indígena y el cese a nuestra participación en el ámbito político y social. La falta de valorización de nuestra cultura indígena en la sociedad y también el reconocimiento de nuestra lengua materna. Nosotras tenemos una especial relación con nuestra madre naturaleza porque el que nos da la vida al igual que nosotras. Es en este sentido es porque la defendemos y la protegemos. Por eso nosotras las mujeres indígenas exigimos la protección y seguridad para nuestras vidas. El cese a la discriminación y violencia hacia las mujeres indígenas es una de nuestras demandas más importantes. Y exigimos derecho a la educación, a la salud, a la participación, al buen trato, no a discriminación, no a la violencia. Nuestro rol y nuestros soportes en la comunidad siempre han sido fundamentales”.


La Asociación Kapé Kapé ha orientado su trabajo de campo en la identificación y abordaje de las necesidades más urgentes de los pueblos indígenas Venezolanos. Necesitamos tu ayuda, considera hacer un donativo, con ello contribuirás a la ampliación de nuestra organización.

Releated