Voces y saberes de nuestra tierra: Camilo Medina, un warao con sabiduría y pasión para dirigir a su pueblo

Voces y saberes de nuestra tierra: Camilo Medina, un warao con sabiduría y pasión para dirigir a su pueblo

Como los grandes ancestros, obtuvo su sabiduría a través de un sueño. A los 21 años fue nombrado por su pueblo como comisario en su tierra natal de Santa Rosa de Araguao, en la desembocadura del Delta del Orinoco.

Camilo Medina, indígena warao, asegura que tiene 40 años desde sus primeras luchas como dirigente indígena, recuerda entre sus primeros años su comunidad natal Santa Rosa de Araguao, un caserío indígena localizado en la orilla del caño Araguao, municipio Antonio Díaz en la parroquia Santos de Abelga. Es el primero de cuatro hermanos, sus padres fueron Segundo Medrano y Anastacia Medina, quienes fueron sus tutores de sus primeros años de 10 a 11 años.

Recuerda que, tras la muerte de sus progenitores, se vio obligado a su corta edad de 12 años a trabajar como ayudante de la ganadería para ganar el sustento diario. Medina rememora que su primer encuentro con la ciudad fue a sus 18 años, llegó hasta Tucupita y lo primero que hizo fue presentarse como voluntario en el servicio militar obligatorio.

No le aceptaron en el servicio militar por que no tenía estatura

“No me aceptaron, me dijeron que tenía la estatura muy baja y con ese tamaño no podía cargar el fusil” señala entre risas Medina al recordar su primera negativa en su vida juvenil. No obstante, Camilo narra que nunca se dio por vencido. Cumplidos los 19 años nuevamente se presentó para el servicio militar. “Para ese entonces, me llevaron con el general, recuerdo que me preguntó; ¿usted podrá con el fal? Y yo le contesté, si mi general, yo soy un hombre y un hombre warao, el libertador fue como mi tamaño y libertó cinco naciones, le respondí”.

Asimismo, Medina añade que luego del cumplimiento de su servicio militar obligatorio, a los 21 años regresó a su tierra natal, Santa Rosa De Araguao, lugar donde la comunidad lo eligió como comisario por la misma relevancia de ser militar; los adultos bajo consenso le dieron la gran responsabilidad de dirigir a su comunidad y le aconsejaron que tuviese mucha sabiduría e inteligencia para su pueblo.

Camilo afirma que tuvo cinco años como comisario de su comunidad por un periodo presidencial y sin remuneración: “el liderazgo no tiene salario, ni paga, es pasión y vida, es tu gente y no tus intereses”.

Entre sus logros recuerda las viviendas realizadas para la población del vertedero de Tucupita.  La solución habitacional para 30 familias indígenas que pernoctaban en el basurero y gracias a su empeño y los enlaces realizados con las instituciones del Estado venezolano, se logró construir 30 viviendas que se denominaron “Janoko jido” que traducido literalmente significa casa nueva.

La artesanía: otra faceta de liderazgo como artesano entre sus hermanos waraos

“Un día soñé con una mujer bien elegante, una iboma (señorita) con una cabellera negra que se colgaba la cola detrás de su espalda y arrastraba su cabello por encima de la tierra. La mujer me pidió que le trenzara sus cabellos y le hiciera unos moños, así fue, le hice los moños y luego de un gran esfuerzo ella me mandó a deshacer el moño y comenzar nuevamente, hasta que lo logré”.

Desde allí, Medina asegura que aprendió a tejer los mejores sombreros y las mejores artesanias, actualmente se desempeña como capacitador e intercambio de saberes: “enseño y aprendo, he recorrido siete comunidades con ese proyecto, intercambiar conocimiento, enseño a mis hermanos waraos y yo aprendo de ellos”.

Entre sus experiencias señala encuentros internacionales en España, específicamente en Cataluña, lugar donde fue invitado para participar en una expo feria internacional de artes indígenas del mundo: hasta allá llegamos en el año de 1997,  junto a un grupo de compañeros y hermanos el arte warao y pudimos demostrar que las artesanías nuestra son las mejores en tejidos y acabados en el mundo.

De igual forma, señala su participación en Colombia un encuentro de una exposición de artes indígenas de carácter internacional organizada por organizaciones sociales de América. En su larga función como dirigente comunal y un apasionado tejedor de la cultura warao, asegura ser el fundador del Consejo Estadal de Artesanos en el estado Delta Amacuro.

Actualmente, Camilo Medina es el vocero principal del consejo comunal de su comunidad, del sector no indígena “tengo dos periodos, me dieron la responsabilidad, desde hace 15 años de dirigir el consejo comunal de esta zona”. Señala que durante su gestión se han logrado más de 40 viviendas consolidadas y unas 38 soluciones habitacionales que fueron congeladas por la pandemia.

Camilo Medina es un warao con una pequeña estatura y una gran sabiduría que le permite el reconocimiento de su gente por su inteligencia y entrega a la lucha social y la causa indígena.

Top