Las únicas luces que ven los waraos de Antonio Díaz son la de la luna y el sol

Kapé Kapé conoció en un abordaje a algunos habitantes de la comunidad de Curiapo, capital de municipio Antonio Díaz, que esa zona está sin luz desde hace al menos 8 años.

Yoraima González oriunda de esa localidad dijo que la falla tan prolongada de este servicio, es una muestra más del abandono a esta comunidad.

A la falta de electricidad, se le suman el servicio de agua potable, líneas telefónicas e internet, servicios con los que contaban hace años.

Jaime Gómez, residente de la comunidad de Boca de Latal, del municipio Tucupita también reveló que desde hace 20 años no cuentan con la luz eléctrica, siendo “la luz de la luna, lo único que les ilumina por las noches”.

Bonoina, Araguaimujo, Guayo y Nabasanuka, comunidades que cuentan con mayor población warao se suman a la falta de electricidad y a la carencia generalizada de los servicios básicos desde hace aproximadamente diez años.

En medio de su necesidad por tener luz, los jóvenes de Araguaimujo se las ingeniaron para crear sus propios bombillos recargables con baterías de las computadoras Canaima.

Este invento que ha impactado a los viajeros que pasan por ese sector y logran ver una luz sin contar con una planta eléctrica, ni combustible.

 


La Asociación Kapé Kapé ha orientado su trabajo de campo en la identificación y abordaje de las necesidades más urgentes de los pueblos indígenas Venezolanos. Necesitamos tu ayuda, considera hacer un donativo, con ello contribuirás a la ampliación de nuestra organización.

Releated