Bajo el manto de la impunidad se cumplen 4 años de la masacre del Centro de Detención Judicial de Amazonas

La incursión de cuerpos de seguridad del Estado dejó como saldo 39 presos asesinados, entre ellos al menos 14 indígenas.

Este 16 de agosto de 2021 se cumplieron 4 años de la conocida nacional e internacionalmente como la masacre del CEDJA (Centro de Detención Judicial de Amazonas), consecuencia de la acción de toma de control de esas instalaciones por efectivos de las FAES, GRIC del Ministerio de Asuntos Penitenciarios y CONAS de la Guardia Nacional Bolivariana.

4 años después de aquel trágico día que enlutó muchos hogares amazonenses, no ha habido ningún pronunciamiento del Estado venezolano conducente a esclarecer lo ocurrido y a garantizar justicia a los familiares de los presos asesinados, pese a que estos en reiteradas oportunidades lo solicitaron.

Leonicio Guarulla, indígena baniva, padre de uno de los presos asesinados en el CEDJA, dijo a PROVEA “ya perdí las esperanzas, los familiares nos reunimos y decidimos dejar eso en manos de Dios”.

Otra indígena identificada como Adelaida Payema, madre de otro de los reclusos dijo que no quería saber nada de las instituciones donde solicitaron justicia, “yo boté el papel que entregamos, ya no creo en nadie del gobierno. Ellos me mataron a mi hijo y no me lo van a revivir”, señala la publicación de PROVEA.

La población del CEDJA estaba estimada en 100 reclusos entre penados y procesados, y para la fecha del sangriento suceso estaba bajo la dirección de la gobernación del estado Amazonas y la seguridad a cargo de la policía de la entidad.

La acción en el CEDJA de los organismos dependientes del Ministerio del Interior y Justicia, Servicios Penitenciarios y GNB inició la noche del 15 de agosto y se prolongó hasta la mañana del 16 de agosto, cuando cesaron las detonaciones y comenzaron a salir unidades cargadas de los 39 cadáveres hacia la morgue del hospital José Gregorio Hernández donde estaban familiares y amigos de los reclusos, esperando recibir información sobre sus seres queridos o que les entregaran los cuerpos para los velatorios.

En su momento, la organización de derechos humanos Observatorio Venezolano de Prisiones denunció que “todas las informaciones recopiladas indican que no hubo por parte de las fuerzas policiales y militares que intervinieron ningún interés en evitar la toma violenta. No se agotaron mecanismos alternativos al uso de la fuerza. El mismo hecho que la operación policial-militar se haya iniciado a las nueve de la noche es una muestra de ello. No hubo notificación a la Defensoría del Pueblo y por lo tanto no se pidió su intervención para mediar. No se hizo ningún esfuerzo por convocar a los sectores de iglesia que visitaban a los reclusos y podían incidir en ellos para que se no hubiese enfrentamiento. No se realizó ningún esfuerzo para que de la misma manera interviniera en Ministerio Público”.

Familiares también denunciaron que los presos lograron comunicarse con algunas autoridades e informarles su intención de rendirse, sin embargo, no se prestó atención a ese llamado.

4 años después los familiares siguen sin respuesta, ni justicia sobre lo ocurrido con sus hijos y familiares recluidos en el CEDJA, cuyas instalaciones se prometió recuperar y poner nuevamente en funcionamiento por el entonces ministro del interior, Gral. Néstor Reverol, lo cual tampoco ha ocurrido y los penados del estado Amazonas, entre estos varios indígenas, están siendo trasladados hacia recintos penitenciarios de otras regiones del país a cumplir la pena impuesta.


La Asociación Kapé Kapé ha orientado su trabajo de campo en la identificación y abordaje de las necesidades más urgentes de los pueblos indígenas Venezolanos. Necesitamos tu ayuda, considera hacer un donativo, con ello contribuirás a la ampliación de nuestra organización.

Releated