Un año preso y sin juicio cumplió indígena jivi acusado de colaborar con grupos irregulares en Amazonas

Este 4 de febrero el indígena jivi Simón Antonio Sosa Prieto cumplió un año de haber sido detenido por efectivos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, cuando ejecutaban la operación militar “Jiwi 2021”, contra grupos armados irregulares en el sector Mata Gorda de Pozón de Babilla, parroquia Parhueña, municipio Atures del estado Amazonas.

Según el reporte de los funcionarios, al momento de ser detenido Sosa Prieto portaba un equipo de comunicaciones que supuestamente usaba para advertir a miembros de grupos irregulares sobre la presencia de efectivos de seguridad venezolanos en la zona donde él se encontraba trabajando.

De acuerdo a una comunicación del Tribunal Militar Octavo de Control del estado Amazonas, Sosa fue presentado en Puerto Ayacucho el 05 de febrero, donde se acordó su privación de libertad y el 21 de abril, la fiscalía militar presentó acusación contra este indígena jivi por los delitos de espionaje y rebelión, acordándose su pase a juicio en el Tribunal Militar Segundo de Juicio en Maracay, estado Aragua y su traslado al Centro Nacional de Procesados Militares, ubicado en el sector Ramo Verde de Los Teques, estado Miranda.

En un oficio dirigido a la Defensoría del Pueblo de Amazonas en junio de 2021, su madre, Elsa Primitiva Prieto, también indígena jivi, clamó atención de las autoridades por el caso de su hijo porque, entre otras cosas, no cuentan con ningún tipo de recurso económico.

En ese sentido, pidió a las autoridades que le devuelvan a su hijo, que apenas tenía 2 días trabajando en el sitio donde lo detuvieron y desconocía quiénes son los propietarios. Alegó también razones de salud para la liberación de su único hijo varón.

Sosa fue trasladado a la cárcel de Ramo Verde para esperar su juicio, pero en vista de que, en la reforma del Código Orgánico Procesal Penal realizada en el segundo semestre de 2021, se realizó un cambio importante en su artículo 517 que establece que “ningún civil podrá ser juzgado en tribunales militares en ningún caso”, el tribunal militar que llevaba la causa declinó en favor de la jurisdicción civil y corresponde que ahora sea juzgado en un tribunal de juicio en Puerto Ayacucho.

A la fecha se desconoce en qué estado se encuentra la causa en la jurisdicción ordinaria, fuentes jurídicas allegadas a la familia de Simón Sosa informaron al equipo de Kapé Kapé que éste ya fue trasladado de Ramo Verde a la cárcel de Yare III.

No deja de ser preocupante la situación de Sosa y las condiciones de su juicio y reclusión, ante lo cual el estado debe garantizar un debido proceso, adecuadas condiciones de reclusión y que esta no sea lejos de su comunidad y sus familiares.

LEA TAMBIÉN Madres de indígenas privados de libertad se oponen a traslados hacia otros estados


La Asociación Kapé Kapé ha orientado su trabajo de campo en la identificación y abordaje de las necesidades más urgentes de los pueblos indígenas Venezolanos. Necesitamos tu ayuda, considera hacer un donativo, con ello contribuirás a la ampliación de nuestra organización.

Releated