Ayuda humanitaria no alcanza para atender a desplazados por conflicto armado en Apure

El 10 de enero comenzaron a llegar a Puerto Carreño, en Colombia, grupos de venezolanos desde municipio Pedro Camejo del estado Apure de Venezuela, huyendo de los enfrentamientos entre grupos armados desde principios de 2022.

Así lo confirmó a Kapé Kapé la secretaria de desarrollo social de la Alcaldía de Puerto Carreño, Yesenia Contreras. La funcionaria declaró que el 90% de los desplazados por este conflicto son venezolanos, mientras que el resto son colombianos retornados.

Según los datos de la autoridad, durante enero llegaron al casco urbano de Puerto Carreño 380 familias, para un total de1347 personas, de los cuales 329 son indígenas, que están apostados en sectores de Puerto Carreño, Piedra Esperanza, Cerro Bita y en zonas turísticas.

Contreras explicó que, a diferencia de otros departamentos de Colombia donde los migrantes están sólo de tránsito para dirigirse a otros países, en el departamento Vichada se quedan, en parte por lo difícil de acceder a la zona por la falta de vías terrestres adecuadas para el transporte, en la zona solo hay trochas para vehículos grandes hasta Puerto Gaitán.

En respuesta al repunte de la migración forzada, el gobierno local instaló un puesto de mando unificado para la implementación de medidas para atender a esta población. Han habilitado puntos de hidratación permanente en asentamientos como Murillo y La Venturosa y un banco de ropa para todos los desplazados y migrantes con colaboraciones de funcionarios, de igual manera, han hecho donaciones de alimentos.

Entre la población con necesidades especiales que han atendido, se cuentan 6 niños en estado de desnutrición.

La ayuda que han ido recibiendo se queda corta ante las necesidades crecientes de la población de desplazados.

En enero llegó una ayuda humanitaria de organismos internacionales entre ellos el Programa Mundial de Alimentos, que alcanzó solo para 3 días de alimentación de la población que atienden.

El Defensor de Pueblo Colombiano Carlos Camargo visitó Puerto Carreño a finales de enero, lamentó la situación que atraviesan venezolanos y colombianos desplazados por estos enfrentamientos.

“Hambre abandono y miedo es lo que encontré en mi visita a Puerto Carreño, por cuenta del desplazamiento forzado de varias comunidades de campesinos, pescadores, indígenas y de migrantes, que han tenido que abandonar su territorio por cuenta de las acciones de los grupos armados ilegales, es un común denominador que estamos encontrando en la zona fronteriza de Arauca y Vichada, donde la población resulta arrinconada porque en las ciudades no tienen espacios para desarrollar sus actividades de pesca y agricultura por lo cual están pasando hambre”.

Extraoficialmente pudimos conocer que, en la Defensoría del Pueblo colombiano, hay mucha preocupación por los conflictos entre grupos armados ilegales, y la implicación de la fractura de las relaciones diplomáticas entre Venezuela Y Colombia, como elemento perjudicial para la atención de esta situación.


La Asociación Kapé Kapé ha orientado su trabajo de campo en la identificación y abordaje de las necesidades más urgentes de los pueblos indígenas Venezolanos. Necesitamos tu ayuda, considera hacer un donativo, con ello contribuirás a la ampliación de nuestra organización.

Releated