El agua: fuente de vida para las comunidades warao

El warao es traducido literalmente como gente de curiara. De acuerdo a las investigaciones de Julio Lavandero, el warao es habitante de playa, habitante de orilla y su cultura está íntimamente ligada con el agua.

Para la cultura warao, el agua significa la casa del nabarao y el nabarao es el espíritu protector que vive en las aguas y su ira puede traer la desgracia y la destrucción del pueblo, así lo señala un wisidatu (chaman) indígena. Ante esta afirmación, los waraos relacionan su cultura cosmogónica con la preservación y conservación de los bosques, ríos y fuentes del agua.

Un warao identificado como Katire, habitante de la comunidad de Janakojobaro, caserío ubicado en la parroquia Manuel Renauld del municipio Antonio Díaz del estado Delta Amacuro, aseguró la necesidad de acentuar el cuidado de los manglares que son fuentes de agua dulce “si destruimos nuestros manglares y morichales, nuestros hijos y nuestros nietos de dónde obtendrán sus alimentos” señaló.

Asimismo, Irene Malavé, mujer warao, asegura la importancia del agua para su familia. “En nuestro janoko (casa) en tiempo de inawaja (verano) el agua salobre inunda nuestros ríos y se hace imposible su consumo y nos adentramos a la profundidad de la selva en busca de agua que obtenemos de las raíces de los morichales para nuestro consumo” afirma.

“Los niños son atacados por diarreas, vómitos y fiebres en nuestras comunidades” describe Malavé sobre la necesidad de contar con agua potable para la población.

Al respecto, Jesús Jiménez, médico warao, asegura que la causa principal de la muerte en los niños waraos son las diarreas causadas por el consumo de agua contaminada del río. “Los niños crecen en las aguas, defecan en el agua, se bañan en esa misma agua y consumen directo del río y la enfermedad se hace circular” asegura.

Sin embargo, estudios recientes realizados por el Ministerio del Ambiente (Minamb) con el Proyecto de Reserva de Biosfera del Delta del Orinoco, señalan que “la mayor parte del Delta no ha sido alterada por la acción humana y es uno de los ecosistemas mejor conservados del planeta”.

También reporta que la riqueza en biodiversidad y agua dulce que presenta esta región de Venezuela contrasta con alto niveles de pobreza e inequidad en su población formada en 95% por indígenas waraos.

Al respecto, el Observatorio de Derechos Indígenas de la Asociación Civil Kapé Kapé, en su estudio de campo, reporta que el 80% de la población warao consume agua directa del río y presenta ausencia de redes de excretas en las 220 comunidades waraos asentados en los municipios Antonio Diaz, Tucupita y Pedernales.


La Asociación Kapé Kapé ha orientado su trabajo de campo en la identificación y abordaje de las necesidades más urgentes de los pueblos indígenas Venezolanos. Necesitamos tu ayuda, considera hacer un donativo, con ello contribuirás a la ampliación de nuestra organización.

Releated