Sequias e inundaciones: impactos del cambio climático en comunidades waraos del Orinoco

Tres inundaciones de magnitud han impactados a la población warao en los últimos 50 años en los afluentes del rio Orinoco. Al menos 35.000 indígenas del estado Delta Amacuro han sido afectados en su agricultura, cosecha y producción pesquera.

Otilio González, indígena warao, con 98 años de existencia en su aldea de Araguaimujo, municipio Antonio Díaz del estado Delta Amacuro es la persona más anciana de la comunidad. No se cansa en su relato y descripción de cómo era la situación climática “antiguamente nunca hubo inundaciones, el Orinoco subía de nivel y retrocedía normalmente en su ciclo de creciente” así lo cuenta uno de sus nietos para Kapé Kapé.

“Mi abuelo siempre recuerda que el ciclo de siembra nunca pasaba, los 365 días, el terreno permanecía fértil para toda la producción”. González recuerda que se vivió una gran inundación en el año 1948. “Fue la primera creciente que inundó al Delta” habría afirmado el indígena warao próximo a cumplir sus 100 años.

Justo Ramos, indígena warao de la misma comunidad, asegura que el tiempo ha cambiado mucho, y que en los últimos 40 años las inundaciones han sido constantes. El Delta ha sido victimas de cuatro inundaciones consecutivas. “Los meses de julio y agosto son fatales para nosotros, tenemos que guarecernos de las peores inundaciones del siglo” asegura.

“Esto ha cambiado totalmente la vida en estos lugares, por las inundaciones constantes, las familias indígenas migran a zonas altas y, las comunidades originarias se quedan sin población ante la crisis alimentaria que padecen ante la imposibilidad de cosechar los rubros por perdidas de las siembras en los meses de julio, agosto y parte de septiembre” señala Ramos.

Además, asegura que desde el 2017, han sido constantes las inundaciones en la ribera del Orinoco y los más afectados son las comunidades del Delta del Orinoco que son anegadizas por el desbordamiento del rio padre.

Según los familiares, Otilio González, desiste abandonar la tierra donde pisaron sus abuelos y sus ancestros y, a sus 98 años, ni las sequias más fuertes y las inundaciones más grandes han podido desalojarlo de su tierra ancestral.

De acuerdo a las proyecciones ambientales de la ONG Clima 21, el calentamiento global afecta directamente a los pueblos indígenas del alta Guajira y del Delta del Orinoco. Los wayuu son afectados con grandes impactos por la sequía y se prevé que dentro de los próximos 30 a 50 años, un tercio del estado Delta Amacuro estará bajo las aguas marinas.


La Asociación Kapé Kapé ha orientado su trabajo de campo en la identificación y abordaje de las necesidades más urgentes de los pueblos indígenas Venezolanos. Necesitamos tu ayuda, considera hacer un donativo, con ello contribuirás a la ampliación de nuestra organización.

Releated