Waraos adaptan su producción ante las adversidades del cambio climático

Las inundaciones y las sequías son factores que alteran la cría de animales y la agricultura son severamente afectadas por estos fenómenos de la naturaleza.

El indígena warao Laurentino Medina, de 55 años, es un productor de campo que se dedica a la cría de ganado en las riberas del Orinoco.

Desde hace 30 años practica el rebaño y la producción de vacuno en las sabanas de la parroquia Santos de Abelgas, del municipio Antonio Díaz en el estado Delta Amacuro. Sin embargo, en los últimos 20 años su producción ganadera se ha visto afectada por la devastación que han dejado los desbordamientos del caudal del Orinoco en los meses de julio y agosto. La cosecha de la agricultura se dificulta cada vez más por los efectos invernales del calentamiento global.

Medina asegura que, en los últimos 20 años, estos fenómenos naturales le generan grandes pérdidas y alteraciones en su forma de producción.

“A partir del 2017, las pérdidas son incalculables, las inundaciones y desbordamientos de los ríos son tan grandes que destruyen todo lo que se encuentran a sus niveles de paso, desde las viviendas, las siembras y los animales en producción”.

LEA TAMBIÉN    Sequias e inundaciones: impactos del cambio climático en comunidades waraos del Orinoco

Ante esta situación impredecible, los waraos buscan su adaptación ante las adversidades climáticas que azotan a la región. La producción ganadera es una de las crías que se presenta como muy vulnerable ante la magnitud de las inundaciones y el destrozo de las fincas en tiempos de lluvia. Los impactos requieren la adaptación y la producción de otros animales que resisten el agua y la intensa sequía que se presenta durante el año.

Pequeños productores del Delta medio, se han visto forzados a sustituir la producción de animales. En los últimos 15 años, un grupo de 10 productores indígenas fueron beneficiados con la dotación de búfalos de agua por su naturaleza resistente a este entorno. “El búfalo es un animal que vive entre las aguas” señala Medina.

De acuerdo con la descripción de Medina, la carne del búfalo tiene gran demanda en el mercado y sustituye la carne de la vaca. “Se obtienen varios productos derivados de la hembra como la leche y de su procesamiento se obtiene el queso, la mantequilla y muchos productos”.

En su descripción, Medina corrobora que el 90% de los productores del campo del estado Delta Amacuro, prefieren la cría de búfalos ante que el vacuno.

“El búfalo es un animal resistente ante las adversidades del clima como las inundaciones y los efectos invernales” asegura.

Incluso, los productores de tierra firme de Delta Amacuro y Monagas, optan por la cría y producción de búfalos; los cuales son animales de gran tamaño que pueden medir hasta dos metros, con un peso promedio de 800 a 1200 kilogramos en su etapa de adulto.

El cambio climático como consecuencia del recalentamiento de la tierra, genera cambios acelerados en los ecosistemas del Delta del Orinoco que comprenden las zonas bajas y anegadizas del estado Delta Amacuro.

Los canales naturales de ríos desaparecen, las aguas salinizadas penetran con mayor profundidad hasta los afluentes del Orinoco, las inundaciones son más caudalosas y se acentúan las migraciones.

El fenómeno climático que afecta al globo terráqueo genera una nueva ingeniería en los últimos 30 años en los humedales y en los nichos de al menos 5.000 especies biológicas comprobadas en la entidad.


La Asociación Kapé Kapé ha orientado su trabajo de campo en la identificación y abordaje de las necesidades más urgentes de los pueblos indígenas Venezolanos. Necesitamos tu ayuda, considera hacer un donativo, con ello contribuirás a la ampliación de nuestra organización.

Releated